Buscar
  • Matías Romano

Una noche con las ranas en la Selva Misionera

Hacia mucho tiempo que tenia el deseo de encontrarme cara a cara con una rana mono. Habían pasado varios años y nunca había logrado verla en vivo, solo me tenia que conformar con ver por la web las increíbles fotos que esta especie le regalaba año tras año a fotógrafos de naturaleza.

Pero como toda espera suele tener su recompensa, también llego la mía una noche de verano en la Selva Misionera.




Algunos días después de unas lluvias el pantano en la Reserva Privada San Sebastián de la Selva parecía un concierto sinfónico con miles de ranas cantando al máximo de sus posibilidades. No es para menos, estos cantos son la manera que las ranas tienen para encontrar pareja. La primavera ya entrada, los primeros calores fuertes y las lluvias creaban las condiciones ideales para este evento tan esperado.

No pude aguantar y decidí agarrar mi linterna, la cámara y unas botas de goma y me fui solo al pantano en plena noche. Debo confesar que al principio a uno le cuesta encontrar las distintas especies entre tanto griterío pero a medida que transcurren las horas uno empieza a diferenciar los cantos de cada especie y ya sabe dónde suelen pararse a cantar. Al cabo de un tiempo ya me sentía casi un experto en ranas, sentía cantar a la enorme rana herrero y podía reconocerla, apuntar mi linterna y encontrarla casi en el acto, con un poco mas de tiempo empecé también a identificar ranas mucho mas pequeñas y difíciles de encontrar. El pantano en la noche era mágico, ranas, arañas, chinches de agua, algún alilicucu que cantaba en las arboles cercanos, en medio de toda esta naturaleza me sentí por un rato un niño explorando con su linterna.





Todo era mágico pero una vez mas, a pesar de la enorme cantidad de ranas de varias especies, no estaba mi tan buscada rana mono. Confieso que la desilusión empezaba a ganarme y me preguntaba porque nunca podía encontrarla. En los años que la busque en Ibera, Córdoba o Misiones no había podido jamás siquiera diferenciar su canto. Con un poco de tristeza me fui a dormir mientras escuchaba desde mi cabaña el concierto anfibio que no paro en toda la noche. Al día siguiente pasaron por la reserva Leo Castillo y Seko Pradier, dos amigos que además son conocedores de la selva misionera y sobre todo de cantos de aves y también de ranas !!!!!!!!. Les mencione que estaba buscando la rana mono y recordamos con Leo una vez que habíamos ido a una charca cercana junto a Kevin Zaouali a buscarla sin suerte. A la noche decidimos ir entonces a buscar la esquiva rana a una muy pequeña charca al borde del camino que tenia ahora si, gracias a las lluvias, las condiciones ideales.




Llegamos y a los pocos minutos ahí estaba el canto de la rana mono mezclado entre otros tantos, Leo me marco cual era el sonido para que lo pudiese diferenciar de los otros cantos. Ahora íbamos a necesitar apenas unos minutos para ubicarla en los arboles. Pero como siempre digo la paciencia tiene sus frutos y la rana no estaba sola sino que estaba copulando y andaban de a dos caminando por las ramas. Que momento magnifico y todavía iba a mejorar mas aun. Al rato estábamos encontrando no una sino mas de 5 parejas en distintos arboles y todas ellas copulando y paseándose a caballito unas sobre otras de por las ramas. Ahora si era el momento de aprovechar al máximo este encuentro tan esperado y así lo hice durante esa noche y la siguiente cuando fuimos junto a Luis Tejo y Eddie Di Fiore a filmar este video que les dejo.


Una vez mas creo que la naturaleza siempre nos premia cuando sabemos ser pacientes y no dejamos de insistir en buscar los animales que queremos.




Matt

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo